Sin comentarios aún

Visita a San Vicente de Tagua a Tagua

 

“Bueno es alabarte, oh Jehová, Y cantar salmos a tu nombre, oh altísimo” Salmos capítulo 92 versículo 1.

Así como habla la poderosa Palabra del Señor fue lo que ocurrió el pasado 09 de Marzo del presente año 2017, en la amada iglesia de San Vicente de Tagua Tagua, nuestro Coro General acudió a una invitación en celebración de su 10ª aniversario ministerial.

Se inicia el hermoso culto a cargo del hno. Juan Mandujano y mientras transcurría el servicio ambos coros tuvieron oportunidad de expresar alabanzas a nuestro Salvador, llenándose los corazones de la presencia del señor, ¿cómo poder contenerse? si cada himno contiene frases y oraciones en adoración a nuestro Dios como “Cristo reinará, en mi vida reinará” “Tú eres la razón de mi vida, tú eres la razón de mi existir” y así tanta letra maravillosa que inundan nuestras vidas, al terminar estas alabanzas queda nuestro Hno. Jorge Veloso con el programa, entregando oportunidades a distintos integrantes del coro para agradecer y elevar himnos a nuestro Señor.

Nunca hay un culto sin una porción de su palabra, es una necesidad escuchar y comprender lo que Él tiene para nosotros, esta vez nuestro Señor nos habla por los labios del hno. William Leal, Asesor del Coro General; este alimento espiritual se encontraba en San Mateo capítulo 15 versículos 29 al 31 y nos exhortaba sobre la sanidad de muchas personas, gente que traían a cojos, ciegos, mudos, mancos y otros enfermos a los pies de Jesús y el los sanaba, pero vamos más allá de leer unos versículos de la biblia… ¿Qué hay de especial estar a los pies de Jesús? El Señor tomaba a nuestro hermano y nos hacía meditar que a los pies de Cristo esta nuestro refugio, nuestro consuelo en el momento de la prueba y dificultad, nuestro amigo eterno cuando nadie te apoya, nuestro sustento en momentos de vulnerabilidad, nuestro pronto auxilio cuando no hay salida, nuestro socorro, esperanza y nuestra gran salvación… en pocas palabras Él lo es todo… y como dice la biblia cuando estas personas eran sanadas glorificaban y alababan el nombre de Dios porque no hay otro Dios como nuestro Dios, fue de esta manera que dimos termino al servicio de aniversario, alabando y bendiciendo el nombre de Nuestro Señor Jesucristo. 

Publicar un comentario