Sin comentarios aún

Vigilantes en busca del rostro de Dios

 

El pasado viernes 26 de enero del presente año como juventud mixta nos encontrábamos realizando una media vigilia dirigida por el espíritu de Dios, en la cual la presencia del señor se comenzó a sentir desde el comienzo de la alabanza “Cuan grande es Él’’, en aquel instante cada uno de los presentes sintió en su corazón la inmensidad de Dios, ¿Joven y señorita cuán grande ha sido Dios con tu vida?, desde el momento que se nos notifico como cuerpo realizar una vigilia al señor, nos presentamos ante El con ayuno y oración, siendo este el propósito principal de encontrar la respuesta de la grandeza de Dios hacia nosotros.

Quién tuvo la bendición de coordinar el servicio fue de nuestro hermano Alejandro Flores, siendo el inicio de una noche de gratitud en ofrenda a nuestro Dios, el desarrollo del servicio constó de cuatro momentos, el primero fue de oración por las diferentes peticiones de nuestra iglesia, el segundo estuvo a cargo de nuestra hermana Morin Astorga jefa de las señoritas, presentando un pequeño programa otorgando dos oportunidades a mi hermana Bianca Acosta y a mi hermana Macarena Martínez agradeciendo a Dios por abrir puertas de estudios y de bendecir sus vidas. El tercer instante fue dirigido primeramente por el señor, dando la unción a nuestro hermano Gonzalo flores quien dio lectura y exhortación a la palabra, la cual se encontraba en Levítico capitulo 4 versos del 1 al 7 “Ofrendas por el pecado’’, donde Dios nos pregunto cómo se encuentra nuestra santidad dejando esa interrogante en nuestros corazones con el fin de mejorar cada día nuestro caminar como hijos de Dios. El señor en ese momento nos dio la libertad para adorarle y aprovechar cada minuto de nuestras vidas.

El último momento que Dios nos permitió fueron algunas palabras de gratitud, otorgándoles a nuestro hermano Luis Valenzuela, hermana Dominique Núñez y nuestro querido hermano Celedon, quienes a través de alabanzas le agradecieron a Dios por su gran amor y misericordia hacia cada uno de ellos. Finalizando este hermoso culto de bendición, gracias a nuestro Dios por acompañarnos de principio a fin, como juventud mixta terminamos esta noche gozosos y llenos de la presencia del señor.

Hijo mío, entrégame tu corazón, y no apartes la mirada de mis caminos.- Proverbios 23:26

Los comentarios están cerrados.