En la Conferencia celebrada en el año 2005 en la ciudad de Osorno fueron ungidos como Pastores el entonces hermano Mauricio Moreno Cantillana y la hermana Norma Azócar Olivares, siendo enviados a trabajar a la localidad de Lo Miranda, constituyéndose así una nueva iglesia luego de haber sido por muchos años Clase de Rancagua.