Sin comentarios aún

Cuando Dios envía un Hijo con Capacidad Diferente

 

 Quiero compartir mi historia…  soy Madre de un niño con autismo.  Como hija del Señor una no espera pasar por esta situación.

Fui nacida y criada en la casa del Señor.   Me casé a los 22 años y a los 26 años quede embarazada por primera vez.  Tuve un hijo que llenó mi vida de grandes sueños y expectativas. Ser madre es una de las bendiciones más grandes que una mujer puede experimentar.

Durante el trascurso de mi embarazo se presentaron complicaciones, tuve una preclamsia, lo cual tuve en mi embarazo mucha supervisión médica.

Mi hijo alcanzó a su fecha de término gestacional, y en el parto todo salió bien gracias a Dios.

El desarrollo de mi hijo era normal, él jugaba, cantaba, reía como cualquier niño de su edad, y hasta el año y medio de vida, desde esa fecha el comenzó a cambiar de actitud, a aislarse, a quedar en silencio, a callar a tener pataletas y cerca de los 2 años de vida el primer neurólogo lo diagnostica como “Espectro-Autista” palabra que al momento nunca había escuchado ni conocía.  Y a pesar de ese diagnóstico tan duro, Dios estuvo conmigo, no tuve miedo cuando el doctor me lo comunicó, pues yo solo pensaba en el Dios de Gloria, en un Dios Vivo y lleno de Poder y que para El no hay nada Imposible.

Criar un hijo en esa condición implicaba mucha más dedicación y paciencia, y también un gran desgaste físico.

Apareció con esto la discriminación por parte de nuestra sociedad, ya que a mi hijo en el supermercado o en algún lugar público le daban sus crisis y pataleaba, se me cuestiona mucho la crianza que le estaba dando ya que las personas no tenían idea del diagnóstico de mi hijo, por lo tanto ni siquiera ellos pensaban si mi hijo tenía algún problema o le estaba pasando algo. Y es lo que todos los padres que tenemos niños en esa condición sufrimos ya que años atrás no se conocía nada respecto al autismo, ahora se ha dado recién a conocer un poco más del tema. Muchos padres tienen hijos de 23 años con este diagnóstico y ni siquiera por internet se encontraba información al respecto.

Por lo tanto no había orientación, no había quien guiara y muchos padres estaban sin respuestas a las miles de preguntas que se generan en estos niños.

Muchas veces también se sufre la discriminación por parte de la familia, muchos de estos niños son rechazados en primera instancia por su familia y eso es muy doloroso.

Cuando mi hijo cumplió sus 6 años de edad, por primera vez, después de mucho orar y preguntarle a Dios en silencio, pues solo él conocía nuestras preocupaciones y angustias; en un servicio a través de un instrumento, un hijo del Señor me entregó un mensaje de parte de Dios.    Sus palabras fueron como un bálsamo para mi vida, en ese momento sentí la confianza que desde niña he tenido con mi Señor.     He sido testigo desde pequeña de muchos milagros y sanidades durante mis 40 años siendo su hija.

Ese día las palabras quedaron grabadas en mi corazón y mente, Dios en su inmenso amor me dijo a través de ese instrumento: “que Él respondería la petición de mi corazón y que Él me sorprendería”.      Solo recordar ese momento mi corazón se goza.

Hoy, ya mi hijo tiene 13 años pero aun sus palabras resuenan en mi mente. Solo Dios sabe el día e instante que cumplirá su promesa.

Durante todo este tiempo el día a día no ha sido fácil, han venido momentos altos y bajos en toda esta situación.    Esto no ha pasado en vano hay una enseñanza que aprender.  Paciencia, amor, esperanza, y tantas otras cosas que he aprendido en la enseñanza de un hijo con capacidades diferentes.

Mi contención desde el inicio ha sido primeramente Dios, Él ha sido mi gran sustento para poder sobre llevar esta situación y poder también entenderla.

Para mí todo, como hija del Señor, he comprendido que Él no me ha dejado ni desamparado.  Agradezco la contención que me han dado mis padres, mi familia, mi entorno, ya que todos han sido un pilar para poder sobre llevar toda esta situación que como hombre/mujer vamos aprendiendo día a día, se desconoce que es el autismo, se desconoce como un niño autista se va desarrollando, porque cada niño autista es diferente, entonces uno tiene que aprender a comunicarse con ellos.    En mi caso particular mi hijo no habla pero con gestos puede expresar cuando le duele la cabeza, o esta irritable.

A veces no hay fuerzas, no se es capaz de seguir adelante, y si no fuera por el Señor mi vida sería completamente diferente.    El Señor ha sido mi fortaleza, a través de su palabra me habla, toma instrumentos para consolarme, y para levantarme cuando me siento triste.

Confió en el Dios de la Gloria que la sanidad de mi hijo viene pronto y doy gracias a Dios por tanto amor a mi vida junto a mi esposo.

Por el apoyo de mis pastores que siempre están conmigo, por todos los hermanos y hermanas que oran por mí y por mi hijo, a los hermanos de comunicaciones que le dan un espacio físico a mi hijo para que lleve su computador. A todos que con un granito de arena cooperan para que mi hijo se sienta cómodo dentro de la iglesia.

Sé que muy pronto Dios cumplirá su promesa.

“Es, pues, la fe la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve.”

Agradezco a Dios y a todos los que leerán mi historia, que puedan sentirse a través de ella fortalecidos, ya que muchos de ellos aún no alcanzan la bendición que tengo yo, de tener un Dios tan grande y maravilloso que día a día me sustenta y me fortalece.

El camino es difícil para los Padres de niños autistas, pero SI DIOS ESTA CON UNO,  TODO SE HACE DIFERENTE.

Que Dios le bendiga.

Nuestros Profesionales Responden:

Camila Moreno Azócar (Estudiante de Educación Diferencial)

Nuestra Hermana Camila Moreno A. a un paso de recibir su título Profesional como Educadora Diferencial, nos indica que en el área de educación es importante considerar aquellos estudiantes que poseen una capacidad diferente, en el sentido de hacerlo participes de las actividades a diario. como lo es compartir lápices, jugar, reír, compartir vivencias, etc. En el cual le ayuda al crecimiento personal de cada uno de los estudiantes.

Para los estudiantes que poseen una característica de “Espectro-Autista” es importante que se considere lo siguiente:

Se manifiestan los primeros síntomas antes de cumplir los 3 años de edad, a su vez se puede evidenciar al año de vida donde se evidencia:

* una disminución en la interacción social, afectándose las habilidades de comunicación

* Hay un retraso en el desarrollo del lenguaje Hablado

* Tienen dificultad para comunicar sus deseos y necesidades

* Responden mejor a los sonidos que a las indicaciones verbales

* Establece poco contacto visual

* Usan pocas expresiones faciales

* No juega a juegos interactivos, (esconderse y reaparecer)

* No le gustan los abrazos

* Prefieren jugar solos

* No realizan juegos imitativos

* Prefieren comportamientos y rutinas repetitivas

* Cuesta adaptarse a los cambios

* No hay un cambio en los juguetes

* Repiten acción, palabras y frases

En el área de Educación es considerada como una Necesidad Educativa Especial Permanente. Sin embargo, existen intervenciones que pueden mejorar su capacidad de desenvolverse. Para esto los padres teniendo el diagnóstico es importante que reciban ayuda de un programa de intervención temprana o jardín infantil integrado, en el cual es un trabajo multidisciplinario (fonoaudiólogo, psicólogo, terapeuta ocupacional, educadora diferencial, etc.). Una vez que el niño se encuentre “listo” podrá ingresar a una escuela regular con PIE (Programa de integración Escolar) y/o una escuela especial con estudiantes con discapacidad intelectual, siguiendo las recomendaciones del especialista en cuanto al entorno y necesidades del estudiante. A su vez hay algunos estudiantes que reciben servicios intensivos en un aula especializada con pocos estudiantes (aprox. 15-20, escuela especial), mientras que otros pueden pasar una parte del día, o todo el día, en un aula normal de la escuela pública, frecuentemente con algunos servicios especiales como las salas de recurso del PIE, en el cual se enseñan los contenidos dependiendo del nivel en el que se encuentre él estudiante.

María José Díaz M. (Trabajadora Social) Catherine Segovia M. (Fonoaudióloga)

Profesionales de Colegio hermano Fernando de la Fuente expresan el siguiente:

Nuestra escuela cuenta con alumnos que van desde los 0 hasta los 26 años, con una gran variedad de diagnósticos, pasando por los niveles: Pre básico, Básicos y Laborales.

Se cuenta con un equipo multidisciplinario, integrado por docentes, psicólogo, kinesiólogas, asistente social, especialista en lenguaje y fonoaudióloga, los que atienden a los alumnos tanto en forma individual como grupal.

Con respecto a nuestra experiencia, trabajar con alumnos con capacidades diferentes, nos ha hecho crecer como personas y profesionales, ya que hemos podido conocer y aprender su realidad tanto familiar como social; las dificultades y complicaciones a las que se enfrentan diariamente y también de la fortaleza con la que cuentan para seguir adelante.

Los niños nos enriquecen el alma, con su ternura y manera de ver el mundo. Su sencillez y sensibilidad nos asombra diariamente. Es increíble la perseverancia que se observa tanto en los padres como en los alumnos para cumplir con sus objetivos y cada día crecer un poco más.

Agradecemos a Todos nuestros Hermanos que hicieron posible la realización de este articulo que esperamos haya sido de mucha bendición.

Comunicaciones IMPCH-Rgua

Publicar un comentario